Dibujo, Literatura

Poesía: Bukowski

Me gusta la poesía, así que de cuando en cuando voy a compartir con vosotros algunas de las que me gustan, por el puro placer de compartir y de volver a leerlas.

Me gusta Bukowski por que no hace concesiones, ni le importa que los demás no estén demasiado de acuerdo con él, es así, crudo pero tierno. Me gusta además por que no utiliza fuegos artificiales a la hora de crear, no usar trucos de chamarilero. Sus poesías se asemejan para mí, a visiones, a retazos, ráfagas serenas y lentas, visiones lúcidas de alguien que ha visto demasiado, y que nunca encuentra lo que está buscando; alguien que tiene más preguntas que respuestas, pero que ha llegado a comprender, con el paso del tiempo, que al final las respuestas son pocas y son sencillas, por que bien mirado hay pocas preguntas realmente importantes. Es el privilegio de los sabios anacoretas, o de los caminantes incansables.

Charles Bukowski
Charles Bukowski

Acto creativo

Por el huevo roto en el suelo
Por el 5 de julio
Por el pez en la pecera
Por el viejo de la habitación nº 9
Por el gato sobre el muro
Por ti mismo
No por la fama
Ni por el dinero
Tienes que seguir luchando
Cuanto te haces viejo
Disminuye el atractivo
Es más fácil cuando se es joven
Cualquiera puede alcanzar
Las alturas alguna que otra vez
La clave consiste en
Resistir
Cualquier cosa que sirva
Para que
Esta vida siga bailando
Frente a
Doña Muerte.

Charles Bukowski

Fuente: Wikipedia

Henry Charles Bukowski, nacido como Heinrich Karl Bukowski (Andernach, Alemania 16 de agosto de 1920San Pedro, Los Ángeles, 9 de marzo de 1994), fue un escritor y poeta alemán, nacionalizado estadounidense. La obra literaria de Bukowski está fuertemente influida por la atmósfera de la ciudad de Los Ángeles, donde pasó la mayor parte de su vida. Hoy en día, es considerado uno de los escritores más influyentes y símbolo del «realismo sucio».12​ y la literatura independiente. “

Dibujo

Técnica: ¿Cuantos detalles pongo?

Peluche
Peluche

Responder a esa pregunta es sencillo, los que te dé la gana. Algunos artistas necesitan poner más detalles para sentir que su obra está acabada, otros no tantos. No hay una regla establecida para esto, tan legítima  es una opción como la otra. Lo realmente importante es que al final del trabajo, sientas que has llegado a donde querías llegar.

Mano
Mano

Yo soy de esos que necesitan detalles, necesito que un trabajo, de los que podríamos llamar “acabados”, esté muy trabajado. Otra cosa son los bocetos, o los dibujos que hago en los cuadernos de dibujos, de esos que llevo encima siempre. Estos dibujos en muchos casos no pasan de simples rayajos mal acados, y descuidados. Así es uno, de un extremo al otro.

Sin embargo después de muchos dibujos y unos cuantos cuadernos una cosa me queda clara, ninguna de las dos opciones es mejor que la otra, simplemente uno elige una u otra por su propia naturaleza, sus gustos, su capacidad personal, y seguramente muchos otros factores subconscientes que no se pueden identificar claramente. Incluso se puede afirmar que con el tiempo uno evoluciona de manera a sentir la necesidad cada vez más presente de cruzar al campo del “enemigo”.

Pies
Pies

Utilizo el término “enemigo” con todo conocimiento de causa, el motivo es que estas dos tendencias son, desde hace ya unas cuantas décadas, enemigos irreconciliables. Quiero decir que los “muy detallistas” por regla general, siento un poco de lástima por aquellos que se conforman con menos, o que directamente pasan de los detalles, para realizar lo que para ellos son simples monigotes mal pintado. Por otro lado en el campo de los “sin detallistas” o “irrealistas” los muy realistas, hiper realistas o muy detallistas, son vistos como simples copistas de la naturaleza en el mejor de los casos, o como máquinas de hacer fotografías con lápiz en el peor de los casos.

¿Solución? como ya dije, la que a ti te haga sentir mejor. Lo demás son solo discusiones bizantinas.

Retrato
Retrato